Icono del sitio Clínica Tambre

Transferencia de embrión único en estado de blastocisto ¿Por qué?

Transferencia blastocisto único

Hoy nos gustaría contar por qué en Tambre apostamos siempre por la transferencia de un único embrión y en estado de blastocisto en nuestros tratamientos de Fecundación in Vitro,

Además, te explicaremos que tecnologías utilizamos para llevar a cabo dichas técnicas, siempre con el fin de que los embriones se desarrollen en las condiciones óptimas y que el embarazo no suponga ningún riesgo para nuestras pacientes.

 

¿Qué es y cómo se hace una transferencia embrionaria?

La transferencia embrionaria es el último paso y el más importante de la Fecundación in Vitro (FIV). Se trata de la fase en la cual se coloca el embrión o embriones dentro del útero.

Es un procedimiento que se realiza en quirófano y es muy sencillo, poco molesto y para el cual no es necesaria anestesia. En Tambre, para realizar la transferencia se practica una ecografía guiada para una mayor precisión. El médico pasa un catéter a través del cuello uterino hasta el útero. Entonces se transfieren los embriones o embrión a través de la sonda.

 

¿Por qué realizamos la transferencia de un único embrión?

En España la ley establece que el número máximo de embriones transferidos sea de tres. Aunque es común que en las clínicas de fertilidad se transfieran los dos embriones de mejor calidad, en Tambre siempre apostamos por la transferencia de un único embrión y en estado de blastocisto.

Se supone que, probabilísticamente hablando, cuantos más embriones se transfieran, más posibilidades hay de embarazo. Incluso, algunos estudios en el pasado han defendido que con la transferencia múltiple existía una sinergia entre embriones que ayudaban a la implantación.

Sin embargo, en Tambre nuestros protocolos son muy estrictos con la seguridad de nuestras pacientes y contamos con los medios que proporcionan una selección embrionaria de calidad. El hecho de transferir varios embriones aumenta las posibilidades de embarazo múltiple y esto, cuando la edad de la mujer es avanzada, tiene varios riesgos tanto para la madre como para el bebé. Es por ello que siempre optamos por la transferencia de un embrión único.

 

¿Y por qué transferencia en estado de blastocisto?

Un embrión en estado de blastocisto es un embrión que se ha estado desarrollando en un incubador embrionario hasta el día 5 o 6 de su desarrollo, contando desde el día de la fertilización.

La transferencia en blastocisto es la forma más fisiológica de transferencia, ya que en una gestación de forma natural esta es la fase en la cual los embriones llegarían al útero.

De esta forma, el blastocisto es el estadio embrionario previo y necesario para que tenga lugar la implantación del embrión en el útero. Los embriones en estado de blastocisto ya se han desarrollado diferenciando sus células. Ya en este estadio, se distinguen las células de la masa celular interna (MCI) que dan lugar al feto, de las células del trofectodermo (TF) que dan lugar a la placenta.

 

Transferencia en blastocisto en día 5 o 6 vs en día 3

Aunque ya se podría realizar la transferencia en el día 3, en Tambre preferimos esperar, ya que la mayoría de embriones humanos frenan su desarrollo en este tercer día y, aunque una gran proporción son morfológicamente normales, cromosómicamente no lo son.

Por lo tanto, realizamos la transferencia en día 5 o 6 o en estado de blastocisto garantizando: seleccionar los embriones con mayor potencial y mayor capacidad de implantación, una mejor comunicación endometrio-embrión, escoger sólo embriones con el genoma activado y una menor tasa de aborto involuntario.

Y lo más importante, la transferencia en blastocisto en día 5 o 6 permite disminuir el número de embriones a transferir. Como hemos visto, la transferencia se hace con un único embrión o un máximo de dos para reducir al máximo el riesgo de gestaciones múltiples.

 

¿Cómo es la transferencia en blastocisto en Tambre?

Por ello y como ya hemos señalado, la transferencia en blastocisto se realiza normalmente en el día 5 después de la fertilización.

Nuestros embriólogos y médicos, gracias a su extensa experiencia y con la ayuda de nuestras técnicas, sabrán cuándo es el momento idóneo. Una vez realizada la fecundación, te iremos informando sobre la evolución de tus embriones y en el día 3 se te asignará ya una hora para realizar la transferencia en el día 5.

 

Nuestras tecnologías, nuestro seguro en las transferencias

Hoy en día, en los laboratorios de embriología de Tambre tenemos la suerte de contar con medios de cultivo únicos y de alta calidad y con el sistema de incubación Time-lapse GERI de última generación, el cual recrea unas condiciones muy parecidas al útero materno.

El incubador GERI nos permite que los embriones se desarrollen en un ambiente perfectamente controlado, aumentando las tasas de llegada a blastocisto y ayudando a la selección del mejor embrión para transferir.

Adicionalmente, contamos con el Diagnóstico Genético Preimplantacional (DGP) que nos permite estudiar la genética de los embriones previa a la implantación. Así podemos seleccionar los embriones euploides (aquellos que no cuenten con anomalías cromosómicas).

La transferencia de un embrión con DGP tiene una posibilidad de implantar entre 80% – 90% más que sin DGP. Gracias a estas dos técnicas podemos estudiar la viabilidad y el crecimiento de los embriones para poder apostar por el que más capacidad de implantación tenga.

Si solamente se transfieren embriones cromosómicamente normales, seleccionados mediante un ciclo de FIV-DGP, tienen más posibilidades de implantar y llegar a término, pues se incrementa la probabilidad de concebir un niño sano.

 

Tasas de éxito y embarazo sano tras la transferencia

El uso de estas dos principales tecnologías, nuestro equipo de embriólogos con una larga trayectoria profesional y experiencia en el campo de la reproducción asistida, y la transferencia en blastocisto y de un único embrión avalan nuestras altas cifras de embarazos seguros y bebés sanos.

Actualmente nuestro porcentaje de embriones transferidos se encuentra en un 1,035 y la tasa de gestación múltiple es de un 2,095%.

Como hemos señalado anteriormente, la seguridad de nuestros pacientes durante su embarazo es nuestra prioridad, por ello nuestras tasas de gestación múltiple son muy bajas.

Si te has quedado con dudas, puedes leer nuestro artículo sobre cómo mejorar las tasas de implantación embrionaria.

Salir de la versión móvil