Icono del sitio Clínica Tambre

¿Qué es necesario saber sobre la hiperplasia endometrial? ¡Te lo contamos todo!

Hiprerplasia endometrial Dra. Esther Marbán Tambre

Tras hablar en el blog de Tambre sobre otras patologías que afectan a las mujeres como la endometriosis, los miomas o la adenomiosis, hoy la Dra. Esther Marbán explica, respondiendo a las 5 preguntas más comunes, qué es la hiperplasia endometrial. Se denomina hiperplasia endometrial al crecimiento exagerado de las células glandulares del endometrio (capa interna del útero que se descama con la menstruación) causado por una exposición crónica y prolongada a estrógenos. Algunos factores de riesgo para la hiperplasia endometrial son la obesidad, la anovulación crónica o la terapia hormonal sustitutiva sólo con estrógenos. En todos los casos hay un ambiente hiperestrogénico crónico que no es compensado por el efecto de la progesterona. La hiperplasia endometrial es rara en mujeres menores de 30 años y aumenta su frecuencia a partir de los 45-50 años.

 

¿Cómo se diagnostica?

 El síntoma más frecuente es el sangrado uterino anormal aunque no todas las pacientes lo presentan. Hay signos de sospecha ecográficos al encontrar el endometrio excesivamente engrosado (mayor de 15 mm aproximadamente en mujeres con regla y mayor de 5 mm en mujeres postmenopaúsicas). El diagnóstico de confirmación es siempre histológico, es decir, que se consigue tomando una muestra del endometrio mediante una biopsia endometrial (obtenida por histeroscopia, legrado, etc.) y tras la evaluación por parte del servicio de Anatomía Patológica, emiten el diagnóstico definitivo. La importancia del diagnóstico es que es una entidad que puede progresar a cáncer de endometrio.

 

¿Existen grados o hay alguna clasificación según lo leve o grave que sea?

 Sí, la hiperplasia se clasifica en:

 

¿Suele estar relacionado con otras patologías?

 Sí, la hiperplasia endometrial se diagnostica más frecuentemente en mujeres con:

  

¿Hay cura o tratamiento? 

 Sí, en la mayoría de los casos de hiperplasia endometrial sin atipias, la lesión revierte con un tratamiento de progestágenos durante 3-6 meses. Siempre hay que realizar una biopsia de control para confirmar la desaparición de la lesión. De igual manera, se recomienda eliminar los factores de riesgo añadidos: potenciar la pérdida de peso en las pacientes que sufran obesidad y hacer que las pacientes que no ovulan de manera regular, lo hagan para disminuir el ambiente hiperestrogénico.

En los casos de hiperplasia con atipias, el tratamiento de elección es la histerectomía (extirpación del útero) debido a que se consideran lesiones pre-malignas. En el caso de que se trate una paciente joven con deseo de embarazo, con reglas regulares, sin factores de riesgo añadidos para cáncer familiar, puede plantearse el tratamiento conservador con progestágenos, haciendo controles frecuentes y exhaustivos para evaluar si la lesión mejora.

 

¿Afecta a la fertilidad? En caso afirmativo, si recibimos en Tambre a una mujer con hiperplasia endometrial, ¿se sigue algún protocolo en concreto?

 Como toda la patología que afecte el endometrio que es lugar donde se albergará el embarazo, puede tener un efecto negativo en la implantación de un embrión. Por ello, cuando se realiza el diagnóstico, se realiza en tratamiento pertinente y cuando se resuelve el cuadro, se prosigue con la técnica de reproducción asistida indicada.

 

Salir de la versión móvil