Icono del sitio Clínica Tambre

En Clínica Tambre todos hablamos el mismo idioma

Nathalie (40)

Nathalie, a sus 40 años está felizmente embarazada gracias a un tratamiento de IA con semen de donante

El deseo ser madre soltera

Cuando se despierta en ti el deseo de ser madre y no tienes la situación idónea para serlo ¿qué haces? Esta es una pregunta que se hacen muchas mujeres cuando el instinto maternal llama a su puerta y, por ejemplo, no tienen pareja. Pero déjanos decirte una cosa: da igual cuál sea tu situación, y no importa en que parte del mundo te encuentres, estamos aquí para ayudarte a conseguirlo. Porque, al fin y al cabo, hablamos tu mismo idioma.

Nathalie se hizo esta misma pregunta desde lejos de España. En la fase final de su etapa fértil, sin pareja y teniendo clarísimo que quería traer un bebé al mundo, comenzó su largo proceso de investigación con el fin de escoger la clínica que más se adaptara a sus necesidades para cumplir su ansiado objetivo.

Ella es de Francia, y nos confiesa que hay infinidad de clínicas sobre las que buscó información a través de internet, siempre con algo de miedo por no saber nada sobre este tema, sin hablar español y sin tener absolutamente ningún contacto en el país. Algo le hizo dar el paso de viajar a España a conocernos ¿qué fue?, según nos ha contado, el trato recibido desde el primer momento, que nos pudiéramos comunicar en su idioma y la rápida aclaración de todas sus dudas.

Su llegada a Tambre

No es un momento fácil y menos cuando debes salir de tu país para cumplir un sueño, pero la energía que dice haber sentido cuando abrió nuestras puertas, le hizo quedarse a nuestro lado.

La profesionalidad de Clínica Tambre le dio confianza y obtuvo toda la información sobre la infinidad de opciones que presentamos a pacientes que se encuentran en casos como el suyo: FIV, ovodonación, inseminación… “Desde la clínica me aconsejaron y en todo momento me informaron de las tasas de éxito de cada técnica. Fueron completamente transparentes. En otras clínicas, sin embargo, notas desde el principio que te quieren vender un producto y que enseguida te quieren asignar el tratamiento más largo y caro”.

Nos ha contado que la delicadeza de todo el equipo humano al completo le ha hecho sentirse mucho más tranquila y atendida en todo el proceso. Desde que visitó nuestras instalaciones por primera vez con su amiga, nos confirma que se sintió como en su casa y sabía que todo iba a salir como ella esperaba.

“Afortunada”, es como ella se siente tras el tratamiento

Todo fue bien a la primera, aunque quiere aclarar a otras mujeres en su misma situación que esto no siempre es así, y hay que armarse de mucha paciencia y positividad. Además, ella es de la opinión de vivir este proceso con la mayor discreción posible para verse lo menos influenciada por su entorno, haciendo que sea una decisión absolutamente personal.

Otra de las cosas que ella quiere trasmitir al resto de futuras mamás que vienen a Clínica Tambre, es que no desistan si creen que el tratamiento no funciona, “no os rindáis y continuad con vuestro proyecto”, aconseja, ya que tomarse un descanso supone que el tiempo corra y que las probabilidades de éxito se reduzcan.

Por fin, felizmente embarazada

Ahora, embarazada de 36 semanas por un proceso de inseminación artificial por donación de semen, cuando le preguntamos qué mensaje lanzaría definitivamente al resto de mujeres, lo tiene muy claro: “Mucha suerte y ojalá que puedan nacer muchos bebés más.”

Salir de la versión móvil