Icono del sitio Clínica Tambre

Cómo afrontar un tratamiento de ovodonación

Afrontar ovodonación - Tambre

Para el artículo Tambre de hoy hemos hablado con nuestra psicóloga, Raquel Urteaga, para entender mejor por lo que pasan nuestros pacientes durante sus tratamientos. En este caso nos centraremos en la ovodonación.

Cuando una mujer o pareja se enfrenta a un diagnóstico cuya solución es someterse a un tratamiento que incluya donación de gametos, no encuentran siempre fácil asimilar la circunstancia. El objetivo que tenemos hoy es el de brindar la información necesaria a las personas que tengan que recurrir a la ovodonación para poder enfrentarse al proceso emocional que esto conlleva.

 

Ovodonación: cómo es el proceso emocional de la pareja

La conversación mantenida con nuestra psicóloga ha permitido que todos podamos empatizar con las necesidades y sentimientos de nuestros pacientes cuando se tienen que someter a un tratamiento de ovodonación. Raquel Urteaga nos muestra qué herramientas pueden utilizar las familias para empezar ese camino hacia la ovodonación con más resiliencia.

Generalmente el paso a ovodonación es un proceso duro para la mujer o pareja. Suele generar un shock inicial que se vive más o menos fuerte en función de múltiples factores como la lucha previa, la personalidad de los pacientes, el anhelo por el hijo, las expectativas respecto a la descendencia, la presión social o familiar percibida, etc. A todo esto se podrían añadir muchísimos matices que cada persona lleva consigo.

“Es común que sientan frustración, impotencia, tristeza o miedo, pero con algo de ayuda todas estas emociones van dando lugar a que surja de nuevo el verdadero motivo de lucha, que es ser madre y gestar al bebé,” señala nuestra psicóloga.

 

¿Qué es lo que más le cuesta a una pareja asimilar cuando se enteran de que su única esperanza de tener un bebé es la ovodonación?

Por un lado, la psicóloga de Tambre explica que normalmente lo más arduo es la sensación de tener que desprenderse de aportar su propia genética al bebé. Por otra parte, hay mujeres o parejas a las que le preocupa lo mismo, pero desde otra perspectiva. “A veces lo que prima son los miedos relacionados con que el gameto no sea suyo, como si sentirán rechazo o si le podrán querer de la misma forma», recalca la especialista.

Son preguntas que, como dicen las mamás con sus hijos en brazos, posteriormente pierden toda su importancia. Sin embargo, en el momento inicial es un abismo para ellas.

 

Hablar con los hijos en el futuro sobre el tratamiento, ¿sí o no?

Nuestra psicóloga afirma que esta coyuntura es uno de los motivos que más preocupan a la mujer o pareja, y para bien o para mal, no hay una respuesta correcta. Además, este es un punto en el que el ambiente familiar y social en el que se mueve la pareja o mujer a solas es clave. “La transmisión de orígenes es algo importante sobre lo que los pacientes tienen muchas dudas y de nuevo, se recomienda la orientación por parte de los especialistas en este campo” afirma Raquel.

Añade, de igual manera, que no podemos olvidar que desde nuestra Unidad de Psicología y Apoyo Emocional se ayuda a las mujeres o parejas que han dado o van a dar el paso a ovodonación a entender sus emociones y de esta manera ver cómo les podemos apoyar respecto a lo recomendable en cada caso.

 

Las herramientas que puede usar la familia para asumir la situación

Son varios los retos a los que la pareja se puede enfrentar y por ello, lo fundamental es que puedan expresar sus miedos y elaborar su duelo genético. En la Unidad de Apoyo Emocional de Tambre los pacientes adquieren herramientas tanto para afrontar las diversas emociones con las que van a lidiar, como para que la crianza sea natural y adaptada.

“La comunicación sincera y honesta en todo este proceso será el mejor punto de partida,” añade la psicóloga de Tambre.

 

¿Puede afectar el tratamiento en la relación de pareja?

Sí, sin duda es un cambio de esquemas previos, pues salvo raras excepciones, la gente no piensa en ser madre de esta forma, así que afecta en el sentido de que el enfoque difiere del previsto. Ahora, esto no quiere decir que sea para mal” afirma Urteaga.

La ovodonación genera dudas y lo que hace es que se pregunten si quieren ser padres por encima de la genética o no. Las parejas que realizan el tratamiento han superado la crisis y generalmente se fortalecen poniendo su proyecto común por encima de sus expectativas previas.

 

La dificultad de desvincular la genética de la maternidad

Es complicado desvincular la genética de la maternidad porque es lo que conocemos en general, es lo “natural”, es lo que siempre ha sido. Recurrir a gametos donados supone salirse del camino” continúa nuestra psicóloga.

En algunas familias no se da un peso excesivo a la genética, pero otras sustentan su autoestima en la misma. En estas familias el reto es mayor lógicamente. Cierto es que nuestra sociedad está avanzando mucho respecto a la concepción y creación de las familias, y, sin duda todo esto ayuda a que abramos más nuestra mente hacia nuevos modelos y manera de formarlas.

Además, a menudo la reproducción asistida es un campo totalmente desconocido para quienes acaban sometiéndose a un tratamiento de ese tipo, así que se sorprenden cuando conocen el concepto de epigenética y descubren todo lo que la mamá aporta al embrión. El paso por su vientre modifica de manera única a su bebé aportándole cambios que solo ella le puede hacer posibles, y todo gracias a la comunicación entre el endometrio de la madre gestante y el embrión. “Son cuestiones que a nuestros pacientes les encanta conocer,” concluye Raquel Urteaga.

 

Si tus especialistas te han recomendado seguir un tratamiento de ovodonación y tienes dudas al respecto, recuerda que en Tambre contamos con un equipo multidisciplinar que puede ayudarte a entender mejor la circunstancia, pudiendo así seguir adelante con tu proyecto de vida. ¡Te esperamos!

 

Salir de la versión móvil