Icono del sitio Clínica Tambre

Testimonio de preservación de fertilidad

En nuestra vida diaria estamos tomando decisiones de forma constante: qué estudio, qué como, a dónde voy, con quién comparto mis días…

Dicen que elegir es la facultad que diferencia al ser humano de otros seres vivos que nos rodean, y es lo que nos hace orientar nuestra vida hacia un fin determinado u otro.

Hoy por hoy, y gracias a los avances con los que contamos y que cada vez se desarrollan con más rapidez, podemos elegir casi cualquier cosa. Tanto es así, que hemos llegado a poder elegir cómo y cuándo ser madres en las mejores condiciones reproductivas. Mediante la novedosa técnica de preservación de la fertilidad que se fundamenta en la congelación de óvulos, ahora es posible que la mujer conserve sus ovocitos en un momento determinado manteniéndolos en el mejor de los estados sin dañar su calidad, y pueda así posponer su maternidad a la edad deseada.

La historia de nuestra paciente

Hace escasos tres meses que esta paciente se decidió e hizo su tratamiento de preservación de óvulos en Clínica Tambre tras leer mucho sobre el tema y, a pesar de los nervios y dudas que le invadieron en un principio, no ha vacilado en compartir  su experiencia para animar a otras mujeres a que sigan su ejemplo.

A sus 34 años el primer planteamiento ya estuvo latente, “¿y si congelo mis óvulos y no reduzco en un futuro mis posibilidades de embarazo?» Pero la decisión final tardó cuatro años más en llegar. Su voluntad de no arrepentirse posteriormente y de que sus óvulos no envejecieran más, reduciendo así las oportunidades de ser madre en un futuro, le hicieron plantearse que era el mejor momento para dar el gran paso, ya que a su edad todavía existe una adecuada reserva ovocitaria.

España es uno de los países donde esta técnica se aplica de manera más común, lo que le dio a esta paciente la confianza para continuar investigando, y decidirse finalmente por Clínica Tambre, de la que había recibido muy buenas valoraciones, para hacer su seguimiento, habiendo empezado su tratamiento con uno de nuestros médicos colaboradores en el extranjero.

“Todos me ayudaron mucho y fueron muy profesionales”

Tras comenzar su andadura junto al equipo de médicos, enfermeras y los servicios de atención al paciente, afirma que “todos me ayudaron mucho y fueron muy profesionales” algo a lo que le da un gran valor, ya que nunca son fáciles estas situaciones fuera de tu ciudad. Afirma que siempre se ha sentido muy atendida y respaldada por todo el personal implicado en su proceso.

Ahora, lejos de estar inquieta o agobiada por la maternidad, siente que tiene “un plan B” en España que le permite estar tranquila y hacer su vida normal, sin tener presiones por tener pareja o formar una familia cuanto antes. Sus óvulos sanos estarán preparados para cuando ella decida que es el momento perfecto e iniciar el nuevo proceso, ahora sí, el de convertirse en madre.

Salir de la versión móvil