Icono del sitio Clínica Tambre

Patricia Klaassen

Patricia-Klaassen

Hay mujeres que luchan contra viento y marea para lograr su sueño de ser madres. No se rinden por muy largo o duro que sea el camino, o por muchas desmotivaciones que encuentren a su paso. Pero, además, sacan fuerzas para brindar su apoyo a otras personas que se encuentran en una situación similar. Una de estas mujeres es Patricia Klaassen. Patricia es una influencer muy conocida en los Países Bajos y madre de una niña de 13 años. Ahora, a sus 46 años, se ha propuesto repetir la experiencia. Patricia sueña con volver a convertirse en madre.

“Ya llevo 20 años deseando ser madre y he intentado muchas cosas, por muchas vías. Uno de los intentos fue exitoso porque tengo una hija de 13 años. Ella me pidió un hermanito o hermanita. Entonces pensé: Sí me encantaría tener otro hijo. ¿Por qué no?”, explica en este vídeo. En él describe su experiencia en el ámbito de la Reproducción Asistida en su país, los motivos que le llevaron a confiar en Clínica Tambre y los retos que ha ido superando.

Su testimonio, narrado desde la cercanía y con mucha sensibilidad, es una valiosa demostración de superación para aquellas mujeres mayores de 40 años que optan al embarazo. “Al tener más de 40 años, te encuentras con muchas personas que te preguntan si realmente quieres empezar de nuevo. Para ellos, ya se me había pasado el arroz. Pero yo tenía un enorme deseo de ser madre otra vez”, reconoce Patricia.

Te interesa: ¿Qué es la ovodonación?

Un testimonio de superación para mujeres mayores de 40 años que buscan el embarazo

“Perder la esperanza de ser madre no está en mi vocabulario”, nos comenta Patricia. Por eso, tras varios intentos fallidos en Países Bajos, emprende una búsqueda de clínicas fuera de su país. Patricia se ha decantado por España y, en concreto, por la Clínica Tambre. “Aunque me quedé embarazada un par de veces, acabó en aborto. Y nadie me supo decir por qué había abortado. En Holanda muchas veces dicen que el tratamiento ha terminado. Y yo me pregunto: ¿Para quién? ¿Para Holanda? Porque para mí esto no ha terminado”.

En Clínica Tambre ha encontrado un equipo de profesionales volcados en su caso: “Mi doctora me ha hecho las pruebas y me dará los resultados dentro de poco. Por eso, animo a todas esas mujeres que estén en una situación similar a que sigan, a que investiguen lo que realmente les pasa, a que se den la oportunidad de saberlo, a que no renuncien a la posibilidad de tener un bebé”.

Patricia destaca la madurez, la calidez y la exclusividad en el trato que ha recibido en Clínica Tambre: “He visitado otras clínicas, pero la diferencia con Tambre es que aquí no tienes la sensación de ser un número o un paciente. Eres paciente, sí, pero aquí ven a la persona y tienen en cuenta tus necesidades. Mi médico se tomó todo el tiempo que necesitaba para darme información, para que le contase mi historia y para que le mostrara mis emociones para saber qué es lo que necesito”. Y añade: “Aquí no soy una de muchas que quieren tener un bebé. Aquí soy una persona con mi propia historia, la cual puedo contar. Y me siento escuchada”.

 

Salir de la versión móvil