Icono del sitio Clínica Tambre

¿Influyen las diferentes técnicas usadas en una biopsia embrionaria en la aparición de mosaicismo y aneuploidías?

PULLING_FLICKING Tambre

La embrióloga de Tambre, Carolina Andrés, presentó el pasado mes en el prestigioso congreso Fertility 2022 un estudio realizado por los profesionales de nuestra clínica (Carolina Andrés, Carolina Cordero, Carmen Rodríguez, Rachele Pandolfi, Maasimiliano Saladino, Álvaro Almoyna, Joyce Harper y Susana Cortés), llamado ‘Does a biopsy using the flicking method affect aneuploidy or mosaicism?’. En el artículo de hoy revelamos las conclusiones del último trabajo del laboratorio de nuestro centro.

 

Biopsia embrionaria, ¿qué es necesario saber?

En los tratamientos de reproducción asistida es común emplear la técnica del Diagnóstico Genético Pre-implantacional, la cual sirve para analizar genéticamente a los embriones. De esta forma, los biólogos pueden averiguar cuáles no tienen anomalías cromosómicas y por lo tanto, cuáles son viables para transferir.

Para realizar el DGP es necesario biopsiar el embrión, es decir, extraer una muestra de las células de la capa externa del embrión, denominada trofoectodermo. Dicha biopsia puede llevarse a cabo a través de dos métodos: el pulling o el flicking. Para ambas, con el objetivo de debilitar las uniones existentes entre las células y poder obtener la muestra, son necesarios el uso del láser junto a una serie de movimientos mecánicos.

Para la realización del pulling es primordial mantener una fuerza de tracción constante mientras el biólogo dispara el láser hasta que se separen las células. Por otro lado, el flicking requiere una fuerza mecánica entre la biopsia y el tubo de sujeción.

 

Las bases del estudio y la dicotomía frente a la transferencia de embriones mosaicos

Bien es sabido que uno de los principales problemas con los que se encuentran nuestras pacientes es la aneuploidía relacionada con la edad materna avanzada. Se sabe que la posibilidad de aneuploidía aumenta con los años, sobre todo a partir de los 36, justo en el momento en el que disminuye la reserva ovárica.

Dado que la aneuploidía no se ha visto asociada a la morfología del embrión, el enfoque más común en este grupo de pacientes es realizar un test genético preimplantacional para aneuploidías (PGT-A) con el fin de seleccionar embriones cromosómicamente sanos y reducir el tiempo que se invierte en los tratamientos de reproducción asistida. Los blastocistos (embriones en día 5) que son sometidos a esta técnica se clasifican en tres grupos según los resultados: embriones aptos para transferir, embriones no aptos y embriones mosaicos.

Se considera que un embrión es de tipo mosaico cuando en él se presentan simultáneamente dos o más poblaciones celulares con diferente contenido cromosómico. El mosaicismo se ha convertido en uno de los temas más controvertidos en el mundo del PGT-A, pues a los profesionales de la reproducción asistida se les plantea el dilema de si transferirlos o no.

 

Pulling, flicking y mosaicismo: métodos y conclusiones

Para llevar a cabo este estudio, se biopsiaron 490 blastocistos de buena calidad de acuerdo con la escala de Gardner (AA, AB, BA, BB) provenientes de 125 pacientes. A continuación, se realizaba un orificio con el láser Octax en día +3, cultivando posteriormente los embriones en los incubadores de última generación GERI Timelapse. Si las células sobresalían en día+5/6, se llevaba a cabo una biopsia. Para aplicar la técnica pulling, se inmovilizaban los blastocistos y se aspiraban las células emergentes. Se intentaba de igual manera separar el trofectodermo con una media de 3-5 pulsaciones, y si las células no se separaban, se aplicaba el método denominado flicking.

La mayoría de los embriones se sometieron al pulling (n= 314), siendo la tasa de embriones euploides un 45,85% (n=144), de aneuploides un 42,68% (n=134) y de mosaicos un 11,17% (n=35). Por su parte, fueron 176 blastocistos los que fueron sometidos al flicking y 18 fueron hatcheados completamente. En estos la tasa de embriones euploides fue del 48,29% (n=85), la de aneuploides del 40,90% (n=72) y la de mosaicos del 10,31% (n=19). De los blastocistos totalmente hatcheados, 9 resultaron ser cromosómicamente sanos.

El análisis estadístico no mostró diferencias entre ambas técnicas (p=0,836) en ninguno de los grupos examinados. Asimismo, no se observaron diferencias entre los resultados de los dos biólogos que realizaron las biopsias (p=0,795).

De esta forma, el equipo de biólogos de Tambre sacó la conclusión de que no había diferencias en la euploidía, aneuploidía o mosaicismo entre los embriones que se biopsiaron por flicking o por pulling. Por lo tanto, el flicking puede utilizarse para la biopsia embrionaria de blastocistos eclosionados o totalmente eclosionados que requieran esta técnica.

Salir de la versión móvil