¿Qué es un cistoadenoma ovárico? ¿Tiene tratamiento? La Dra. Paloma Sánchez-Gómez resuelve todas las dudas

Ya ha empezado 2022 y por ello, queremos en este primer post del año arrancar con una noticia que alegrará a todos los pacientes de Tambre, y es que… ¡una nueva especialista se ha incorporado a nuestro equipo!. Ella es la Dra. Paloma Sánchez-Gómez Sánchez y es Miembro de la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología (ESHRE), de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF) y de la Sociedad Española de Obstetricia y Ginecología (SEGO). La Dra. Sánchez-Gómez se licenció en Medicina y Cirugía en la Universidad Complutense de Madrid en 2008 y posteriormente se especializó en Ginecología y Obstetricia, en Reproducción Humana y en Genética Clínica. Los pacientes que han tenido la suerte de tratar con ella desde que se ha unido a nuestro equipo destacan su profesionalidad y empatía.

De igual manera, hoy en el blog de Tambre, nuestra nueva especialista en fertilidad nos habla de un tema que preocupa mucho a quienes nos leen: los cistoadenomas ováricos. ¡No te lo pierdas!

 

Hablemos de quistes…

Los quistes ováricos son tan frecuentes como variados. Los más comunes son los quistes funcionales, que se relacionan con el ciclo menstrual de la mujer y el proceso de la ovulación, y suelen desaparecer por sí solos en los siguientes ciclos.

Por otro lado, tenemos los quistes o tumores orgánicos benignos, siendo los más frecuentes los endometriomas, los teratomas o quistes dermoides y los cistoadenomas. Y finalmente los tumores malignos de ovario, los menos frecuentes de todos, pero suponen los más letales de los cánceres ginecológicos y suelen ser silenciosos hasta un estadio avanzado.

 

¿Qué es un cistoadenoma ovárico?

Tras esta pequeña introducción, hoy os voy a hablar de los cistoadenomas de ovario, un tipo de quiste benigno, no funcional y por lo tanto persistente en el tiempo, derivado del epitelio superficial del ovario. Como una cavidad que contiene líquido en su interior y presenta una cápsula alrededor. Cuando no son muy grandes, es fácil reconocer en su periferia una media luna de tejido ovárico sano que puede contener folículos en distintas fases de desarrollo según el momento del ciclo.

 

¿Existe riesgo de sufrir un cistoadenoma?

Los ovarios son órganos especialmente propensos al desarrollo de quistes y tumores, constituyendo el tercer grupo de tumores, incluyendo benignos y malignos, de la mujer. El ovario es un órgano de caracteres polimorfos, los cuales se encuentran interrelacionados: factores genéticos, embriológicos, ontogenéticos, así como estructurales y funcionales, experimentan una interacción de la cual puede aparecer este tipo de patología.

 

¿Qué tipos de cistoadenomas existen?

Los cistoadenomas los podemos dividir en dos tipos:

  • Cistoadenoma seroso: constituyen las formaciones quísticas (no funcionales) más frecuentes del ovario. Aparecen sobre todo después de la menopausia, pero también pueden aparecer en periodo de actividad ovárica. Son bilaterales en el 30-50% de los casos. Suelen ser puramente uniloculares, es decir, de una sola cavidad, de contenido líquido claro, de superficie lisa y paredes finas, con apariencia de quistes foliculares. Como he comentando antes, su persistencia sugiere el diagnóstico.
  • Cistoadenoma mucinoso: aparecen entre los 30 y los 60 años de edad y son bilaterales en el 5-10% de los casos. Pueden ser muy voluminosos, pudiendo ocupar toda la pelvis de la mujer: la mayoría de los tumores gigantes del ovario son de este tipo histológico. Se presentan como masas quísticas de gran tamaño, multiloculadas, es decir, con septos que separan varias cavidades en su interior. Su líquido interno es más espeso, mucoide.

 

¿Debe preocupar que se detecte un cistoadenoma en el ovario?

Como en todo hay que individualizar y tener en cuenta varios factores como la edad de la mujer, su historia clínica, antecedentes, tamaño y naturaleza del quiste. Por lo tanto, el papel del ginecólogo y las revisiones periódicas van a ser esenciales para el diagnóstico certero, evitando una intervención innecesaria por una alteración funcional autolimitada y detectar lo más precozmente posible una afectación maligna.

 

¿Puede traer problemas sufrir un citoadenoma ovárico?

Confirmado su diagnóstico, al tratarse de tumores benignos no suelen producir mayores inconvenientes. Sin embargo, en ocasiones, sobre todo en los cistoadenomas de mayor tamaño puede haber riesgo de rotura del quiste o de torsión ovárica. Esta torsión significa que el ovario aumentado de tamaño rota sobre sí mismo y puede dificultar la llegada de sangre al ovario. En ambas situaciones la paciente comenzará con dolor abdominal muy intento, agudo, que aparece de repente y que se puede acompañar de nauseas, vómitos o fiebre y por lo general va a requerir una intervención quirúrgica urgente.

 

¿Produce síntomas?

Los cistoadenomas suelen ser asintomáticos y de crecimiento lento, por lo que habitualmente se diagnostican en el curso de una exploración ginecológica rutinaria. Sin embargo, según el tamaño del quiste, la mujer puede presentar:

  • Sensación de hinchazón o distensión abdominal.
  • Dolor pélvico, que puede irradiar a las piernas o a la espalda
  • Dismenorrea (dolor con la menstruación)
  • Dispareunia (dolor con las relaciones sexuales)
  • Estreñimiento o sensación de dificultad de vaciado completo de la vejiga, por la compresión de órganos vecinos (recto o vejiga).

 

¿Cómo se diagnostica un cistoadenoma?

El diagnóstico se puede realizar a través de una exploración ginecológica mediante la palpación bimanual de la pelvis que nos dará información sobre la presencia de masas, su tamaño, consistencia y movilidad. En segundo lugar, mediante estudio de imagen como la ecografía pélvica transvaginal, que nos facilita la visualización del útero y los ovarios, y determinar la presencia de quistes y su naturaleza. En ocasiones, sobre todo en casos de dudas en el diagnóstico o si se sospecha que el quiste pueda ser maligno, podemos solicitar pruebas complementarias como analítica de sangre con marcadores tumorales o resonancia magnética nuclear.

 

¿Cuál es el tratamiento del cistoadenoma ovárico?

El tratamiento va a depender por un lado de las características del cistoadenoma como su tamaño y su aspecto ecográfico, porque como he comentado antes es fundamental descartar marcadores de malignidad; y por otro lado dependerá de la edad de la mujer y de los síntomas que le ocasione. Por lo que un quiste pequeño, asintomático en una mujer joven optaremos por la vigilancia ecográfica. En otras ocasiones será necesario recurrir a la cirugía, preferentemente laparoscópica, realizando la exéresis únicamente del quiste (quistectomía) y siendo lo más conservadores posibles para minimizar el efecto deletéreo sobre la reserva ovárica. En la menopausia, en función de las características del quiste, también se puede optar por el seguimiento ecográfico; y en el caso que se precise cirugía sería de elección la extirpación del ovario (anexectomía).

 

¿Cómo influye esta patología a la hora de tener que recibir un tratamiento de reproducción asistida?

Si revisamos los estudios sobre los resultados en la estimulación ovárica y la FIV en pacientes con este tipo de quistes benignos, vemos que no se encuentran diferencias significativas respecto a número de ovocitos recuperados, niveles de estradiol en sangre ni tasas de embarazo y nacido vivo. Al tiempo que no se reportan datos de malignización ni otras complicaciones tras la punción ovárica.

 

¿Influye el cistoadenoma en la fertilidad?

A diferencia de otro tipo de quistes que afectan al parénquima ovárico y pueden comprometer la reserva ovárica o los endometriomas que pueden influir en la calidad ovocitaria, los cistoadenomas son tumores que surgen de la superficie de los ovarios y no suelen afectar la fertilidad. Sin embargo cuando estos quistes requieren una cirugía sí que vemos una disminución del volumen ovárico (comparado con el ovario sano), de la reserva ovárica y de la hormona antimuleriana

Por lo tanto, ante un diagnóstico de cistoadenoma de ovario es fundamental acudir a un especialista en reproducción, para que evalúe tu caso y te de una información clara sobre las consecuencias en la fertilidad, no solo del quiste sino de su posible tratamiento.

Raquel y David, viaje desde Costa Rica hacia la paternidad

Hoy, 31 de diciembre, no es solo el último día del año, sino que también es el día en que nos despedimos de 2021 publicando una de esas historias reales de pacientes que tanto nos gustan y que tanto pueden ayudar a quienes nos leen. Raquel y David son una pareja que ha llegado a Tambre para someterse a un tratamiento de Fecundación in Vitro que por fin les pueda dar ese bebé que tanto desean.

 

¿Cómo han llegado Raquel y David a Tambre?

David y Raquel se presentan contándonos que se conocieron en Costa Rica, país del que él es procedente y donde ella lleva viviendo ya 8 años. Ese, es el mismo tiempo que la pareja lleva intentando conseguir el embarazo. Raquel y David explican que allí ya se han sometido ya a 4 ciclos de Fecundación in Vitro y que los resultados negativos de los mismos es lo que les ha impulsado a venir a España a lograr su sueño, pues opinan que aquí la medicina reproductiva está mucho más avanzada. “Nos dimos cuenta de la diferencia entre los estudios que se hacen aquí y los que se hacen allí…España es una posibilidad y esta clínica nos ha abierto las puertas como para poder venir y terminar todos los estudios que nos faltaban,” dice Raquel. Una amiga suya fue la que les recomendó nuestro centro y guiándose por ello, decidieron escribirnos.

 

El primer encuentro presencial de Raquel y David con nuestra clínica

Una Raquel sonriente cuenta que su primera impresión de Tambre fue muy positiva por el ambiente íntimo de la clínica, pues esta parece, según ella, un hotelito. Además, dice que el hecho de que nada más entrar el equipo de recepción les diera la bienvenida con una sonrisa fue algo muy bonito. “Es un lugar acogedor y la verdad es que eso se agradece, más cuando uno viene de fuera. Son cosas muy positivas,” explica David.

 

El equipo humano de Tambre, una de las claves de nuestros tratamientos

La pareja, desde que se puso en contacto con nosotros, ha tenido la oportunidad de conocer a todos los profesionales que van a estar a su lado en este bonito proceso. David dice que la Dra. Esther Marbán ha sido muy amable con ellos en todo momento y les ha explicado detalladamente cómo van a vivir las etapas de esta nueva aventura. Raquel añade que está muy contenta con el trato que les ha brindado el equipo de Atención al Paciente, sobre todo, antes de viajar a España. “Fueron súper atentos, resolviendo todas las dudas y además, acoplándose a la diferencia de horario entre Costa Rica y España,” dice nuestra paciente.

 

El comienzo de un nuevo y emocionante episodio para Raquel y David

Nuestros pacientes empiezan su viaje a nuestro lado con la certeza de que han tomado una valiente y acertada decisión dando un paso más allá en la búsqueda del embarazo. “Espero que esta vez nos vaya muy bien y que podamos lograr cumplir uno de los sueños que tenemos como persona y como pareja,” confiesa David.

Asimismo, la pareja ha querido transmitir a quien lo pueda necesitar una serie de consejos para enfrentar un diagnóstico de infertilidad y el tratamiento que viene tras él. En primer lugar, Raquel opina que aunque sea difícil, es necesario aceptar el obstáculo y llevarlo con tranquilidad y naturalidad, además de apoyarse en el entorno cercano. Cree también que bloquearse en este tipo de situaciones o dejarlas pasar solo hace que el tiempo pase y eso no es recomendable cuando hablamos de fertilidad. “Es mejor hacerlo, puesto que uno se arrepiente más de lo que hace que de lo que no hace,” añade David.

 

Queridos Raquel y David, os deseamos toda la suerte del mundo en vuestro tratamiento, estamos convencidos de que 2022 os traerá el bebé que tanto deseáis.

¿Cómo puedo calcular mis días fértiles?

¿Eres consciente de los días de cada mes en los que tienes más probabilidades de quedarte embarazada? ¿Sabrías identificar cuándo estás ovulando? Hoy desde Tambre te contamos cómo puedes tener controlados los días del mes en los que eres más fértil y los cambios que suele presentar el cuerpo para saber cuándo es el momento idóneo para buscar un bebé.

A muchas mujeres les ha ayudado mucho tener un calendario de ovulación para conseguir quedarse embarazadas. Sigue leyendo, pues procedemos a contarte todo sobre tus días fértiles.

 

Conoce tu ciclo menstrual para identificar tus días fértiles

Conocer nuestro propio ciclo menstrual es crucial cuando estamos buscando el embarazo o nos vamos a someter a un tratamiento de fertilidad.

El ciclo menstrual es el ciclo hormonal mensual de preparación el embarazo. Un ciclo menstrual típico dura 28 días, pero dependiendo de cada mujer, puede durar también entre 21 y 35 días y es completamente normal.

Además, el ciclo menstrual puede ser ligeramente diferente cada mes. En él un óvulo se desarrolla y se libera del ovario. El revestimiento del útero también cambia según se suceden los días y esto es de suma importancia en los casos en los que se necesita la ayuda de la reproducción asistida para que la transferencia embrionaria sea exitosa

El ciclo menstrual consta de cuatr fases: fase folicular, ovulatoria, lútea y la menstruación. La fase en la que nos centramos en este artículo es la ovulación así que ¡vamos a conocerla más detenidamente!

 

Tus días fértiles corresponden con la etapa ovulatoria

La ovulación se produce alrededor del día 14 del ciclo menstrual, y como señalamos anteriormente, esto dependerá de cada ciclo y de la duración de los mismos en cada mujer.

Un día o dos antes (en el 12-13) los estrógenos alcanzan su punto máximo y luego descienden. La hipófisis, que es una pequeña glándula que se encuentra en la base del cerebro, secreta la hormona LH (hormona luteizante o luteoestimulante), la cual ayuda a estimular el ovario para que se produzca la liberación del óvulo.

El óvulo es liberado por el ovario hacia la trompa de Falopio donde debe encontrarse con los espermatozoides para que ocurra la fecundación. El óvulo sobrevive unas 24-48h, a diferencia del esperma que dura 72h o incluso más.

En esta fase, el cuerpo lúteo produce progesterona, el moco vaginal se espesa y el endometrio madura.

De forma que, el óvulo fecundado dará lugar a un embrión que seguirá dividiéndose mientras viaja por la trompa de Falopio hasta llegar al endometrio.

Una vez sucede esto, la implantación debería producirse alrededor del día 6-9 después de la ovulación.

 

Los días fértiles y la ventana de implantación

En el campo de la reproducción asistida denominamos “ventana de implantación” al periodo de tiempo en el cual el endometrio, tejido que recubre la pared interna del útero, está en las condiciones adecuadas para que la implantación embrionaria sea posible.

Esta ventana de implantación tiene lugar entre los días 19-21 o 20-24 del ciclo menstrual. Se estudia cada ciclo para calcular el día perfecto.

Del día 14 al 28 del ciclo menstrual es el tiempo que transcurre entre la ovulación y el inicio de la menstruación. El ovario produce progesterona, que alcanza un pico y luego desciende. El revestimiento uterino produce sustancias químicas que favorecen un embarazo temprano, gracias a ello, la receptividad endometrial está en su punto álgido y es el momento perfecto para la implantación.

 

Identifica tus días fértiles

Podemos conocer bien nuestros días fértiles y calcular con ellos nuestra ventana de implantación de distintas formas:

  • Con un calendario de ovulación: el día que empieza la menstruación siempre será el día 1 de tu ciclo. Los ciclos de ovulación pueden durar entre 25 y 35 días. La ovulación normalmente se producirá en el día 14, pero dependerá de la duración de cada ciclo. Por ejemplo, si los ciclos son de 35 días, la ovulación debería producirse alrededor del día 21; pero si los ciclos son de 25 días, la ovulación debería tener lugar alrededor del día 11.

La ventana de fertilidad corresponderá con los posibles días de ovulación. 2-3 días antes y 2 días después de esa posible ovulación es cuando habrá más posibilidades de quedarse embarazada y serán los días más indicados para mantener relaciones sexuales.

  • Síntomas: muchas mujeres tienen síntomas cuando se produce la ovulación y algunos de ellos son: dolor abdominal, aumento de la libido, flujo vaginal transparente y aumento de su cantidad, o aumento de la temperatura basal.

 

La importancia de conocer tus días fértiles

Concluimos haciendo hincapié en la necesidad de que cada mujer elabore su propio calendario de ovulación para tener controlados sus días fértiles, tanto si va a buscar un bebé de forma natural como si se tiene que someter a algún tratamiento de reproducción asistida, pues así será mucho más fácil conocer su ventana de implantación.

La esperanzadora historia de Beatriz y Roberto

Hoy, en el blog Tambre, compartimos la difícil y delicada pero bonita historia de nuestros queridos pacientes Beatriz y Roberto. La verdad es que el camino no fue nada fácil para ellos hasta que llegaron a Tambre. Sin embargo, su perseverancia y fuerza han dado sus frutos y por fin los podemos ver realmente felices con su hijo Martin en brazos. Beatriz y Roberto nos enseñan, a través de su historia, que hasta los deseos que parecen imposibles, se pueden llegar a cumplir.

 

El primer contacto de Beatriz y Roberto con la reproducción asistida

Hace ya cinco años que Beatriz y Roberto se pusieron manos a la obra para poder ser padres, algo que siempre habían tenido muy claro que deseaban. Teniendo en cuenta que ya tenían cierta edad, cosa que en materia de fertilidad es un factor determinante, decidieron que no querían dejar pasar más tiempo. Tras intentarlo y ver que tenían dificultades para concebir, buscaron ayuda.

A diferencia de otros de nuestros pacientes, Beatriz y Roberto tuvieron muy buena impresión de esa primera clínica a la cual acudieron para conseguir su ansiado embarazo. Sin embargo, todo lo bueno se quedó en ese primer contacto.

Nos sentimos muy solos y con un trato poco personalizado,” confiesa la pareja. Además, se sintieron decepcionados por el hecho de que les mandaran pruebas que después se dieron cuenta que no eran necesarias. Expresan asimismo que esa falta de transparencia por parte del personal les afectó, pero que la positividad que transmitían les hizo seguir adelante hasta que llegó el primer resultado negativo.

 

Beatriz y Roberto cambian de clínica, una nueva esperanza

Beatriz nos cuenta que ese test de embarazo negativo les afectó mucho, pero que al final poniendo mucho empeño lo superaron. Unieron fuerzas entonces para el siguiente destino: la segunda clínica en su camino hacia la búsqueda de su bebé.

Afortunadamente, esta segunda vez el resultado fue positivo y por fin Beatriz se quedó embarazada. Con toda esa felicidad y alegría, Beatriz y Roberto no se esperaban lo que estaba a punto de suceder.

 

Algo no marcha bien en el sueño de Beatriz y Roberto

En la semana 36 de embarazo, casi en la recta final, cuando Beatriz y Roberto prácticamente contaban el tiempo para poder ver la cara al bebé, nuestra paciente tuvo la intuición de que algo no iba bien.

Beatriz se colocó un monitor doppler en la tripa y no notó el latido. Por el miedo que sintieron, decidieron ir al hospital y allí les confirmaron que no había latido y que el bebé había fallecido.

“Eso fue lo peor de mi vida, provocaron el parto y mi hijo nació muerto,” nos cuenta Beatriz con toda la entereza que se puede tener al contar algo tan duro.

 

La decepción de Beatriz y Roberto con la segunda clínica

Como es lógico, Beatriz y Roberto necesitaron bastante tiempo para recuperarse de la horrible experiencia que les había tocado vivir.

Ellos continuaron en la clínica que hemos mencionado anteriormente, aunque no les convenció la atención recibida a raíz del suceso tan triste al que tuvieron que hacer frente. Ellos presentían que necesitaban un diagnóstico más exhaustivo y que seguro que había algo más que hacer.

Lamentablemente, no les hicieron las suficientes pruebas y comenzaron a tener más resultados negativos. “Creo que tuve cuatro negativos,” nos dice Beatriz. Fue en ese momento cuando se plantearon de nuevo el cambio.

 

La pandemia, otra mochila a las espaldas de Beatriz y Roberto

La pandemia del coronavirus se presentó en las vidas de Beatriz y Roberto mientras intentaban superar la pérdida de su bebé, por lo que podemos imaginar lo doblemente difícil que fue. Beatriz explica que la situación les generó mucha ansiedad e incertidumbre. En este momento de su historia, fue cuando decidieron tomar un rumbo que cambiaría sus vidas para siempre.

 

La llegada de Beatriz y Roberto a Tambre

Nuestros pacientes, que desde hacía tiempo conocían personalmente a nuestra CEO, Ingle Kormelink, nos explican que ella ya les había invitado a conocer los tratamientos que se llevan a cabo en nuestra clínica si en algún momento lo necesitaban. Inge sabía que el equipo de Tambre y nuestras tecnologías iban a proporcionarles todo aquello que les había faltado durante su ardua vivencia. Finalmente, Beatriz y Roberto se decidieron a acudir a Tambre con la ilusión de que la nueva y tercera clínica que elegían por fin les trajera el bebé que tanto deseaban.

 

 

Beatriz y Roberto destacan de Tambre…

Una de las cosas que conquistó a Roberto fue la privacidad de la clínica, tanto en las salas de espera individuales como en la terraza, donde esperaron en su caso, ya que vinieron a la clínica en época estival. A Beatriz le gustó nuestro quirófano, curiosamente, ya que dice que no es para nada como el ambiente más frío al que estaba acostumbrada. De igual manera, nuestros pacientes también destacan lo acogedoras que resultaban nuestras habitaciones de reposo. Al final son cosas que no vieron en otras clínicas y son motivos de peso que propician que recomienden Tambre.

Beatriz y Roberto se llevan un buen recuerdo de los profesionales de Tambre, tanto de las doctoras, como de las enfermeras y del equipo de Atención al Paciente. “Nos hemos sentido muy arropados en general por todo el equipo” dice Beatriz.

 

Beatriz, Roberto y la importancia de un equipo multidisciplinar

“Tambre es una clínica completa, tiene una atención personal muy buena, una atención profesional muy buena y unos medios tecnológicos muy buenos” dice Beatriz.

Roberto tiene claro que la clave para que estos tratamientos sean exitosos es el hecho de tener un equipo multidisciplinar que pueda cubrir todos los frentes antes de que den problemas, como ha sido el caso particular de la pareja.

La Doctora Gil Herrera, responsable de nuestra Unidad de Inmunología es la que ha pasado más tiempo con Beatriz, más de un año, antes de quedarse embarazada y durante todo el embarazo. Nuestra paciente dice también estar muy contenta de que la especialista la acompañara tanto durante el proceso.

A Beatriz también le gustó mucho la empatía de nuestra Directora Médica, Laura García de Miguel, durante su tratamiento de Fecundación in Vitro (FIV). El planteamiento de la doctora García fue el control de todas las variables para que fuese un positivo a la primera, ya que ella tenía claro que Beatriz no se merecía soportar más negativos.

 

Los consejos de Beatriz y Roberto

La pareja hace hincapié en que no es bueno retrasar la búsqueda de ayuda cuando una pareja o mujer se dé cuenta de que es necesario. “Si la cosa no funciona, cuanto antes, mejor,” dicen. Además, Beatriz aconseja compatibilizar el tratamiento con la vida personal, ya que se puede alargar y no siempre las cosas suceden como se espera.

En definitiva, nuestra clínica, Tambre, ayudó a conseguir el embarazo a otra pareja feliz. Aquí encontraron los conocimientos y tecnologías que les habían faltado durante toda su vivencia con las clínicas de reproducción asistida.

En Tambre estudiamos cada caso de forma personalizada y, tal y como sospechaban nuestros pacientes Beatriz y Roberto, sí que se podía hacer algo más para que tuvieran por fin a un bebé sano y el embarazo fuera sobre ruedas.

La muerte perinatal puede deberse en ocasiones a alteraciones inmunológicas, por eso en Tambre estudiamos minuciosamente el caso de Beatriz para que ese positivo se desarrollara en perfectas condiciones.

Poder ver a Beatriz, Roberto y al pequeño Martin tan felices nos ha hecho sonreír. ¡Enhorabuena, familia!

 

 

 

Transferencia de embrión único en estado de blastocisto ¿Por qué?

Hoy nos gustaría contar por qué en Tambre apostamos siempre por la transferencia de un único embrión y en estado de blastocisto en nuestros tratamientos de Fecundación in Vitro,

Además, te explicaremos que tecnologías utilizamos para llevar a cabo dichas técnicas, siempre con el fin de que los embriones se desarrollen en las condiciones óptimas y que el embarazo no suponga ningún riesgo para nuestras pacientes.

 

¿Qué es y cómo se hace una transferencia embrionaria?

La transferencia embrionaria es el último paso y el más importante de la Fecundación in Vitro (FIV). Se trata de la fase en la cual se coloca el embrión o embriones dentro del útero.

Es un procedimiento que se realiza en quirófano y es muy sencillo, poco molesto y para el cual no es necesaria anestesia. En Tambre, para realizar la transferencia se practica una ecografía guiada para una mayor precisión. El médico pasa un catéter a través del cuello uterino hasta el útero. Entonces se transfieren los embriones o embrión a través de la sonda.

 

¿Por qué realizamos la transferencia de un único embrión?

En España la ley establece que el número máximo de embriones transferidos sea de tres. Aunque es común que en las clínicas de fertilidad se transfieran los dos embriones de mejor calidad, en Tambre siempre apostamos por la transferencia de un único embrión y en estado de blastocisto.

Se supone que, probabilísticamente hablando, cuantos más embriones se transfieran, más posibilidades hay de embarazo. Incluso, algunos estudios en el pasado han defendido que con la transferencia múltiple existía una sinergia entre embriones que ayudaban a la implantación.

Sin embargo, en Tambre nuestros protocolos son muy estrictos con la seguridad de nuestras pacientes y contamos con los medios que proporcionan una selección embrionaria de calidad. El hecho de transferir varios embriones aumenta las posibilidades de embarazo múltiple y esto, cuando la edad de la mujer es avanzada, tiene varios riesgos tanto para la madre como para el bebé. Es por ello que siempre optamos por la transferencia de un embrión único.

 

¿Y por qué transferencia en estado de blastocisto?

Un embrión en estado de blastocisto es un embrión que se ha estado desarrollando en un incubador embrionario hasta el día 5 o 6 de su desarrollo, contando desde el día de la fertilización.

La transferencia en blastocisto es la forma más fisiológica de transferencia, ya que en una gestación de forma natural esta es la fase en la cual los embriones llegarían al útero.

De esta forma, el blastocisto es el estadio embrionario previo y necesario para que tenga lugar la implantación del embrión en el útero. Los embriones en estado de blastocisto ya se han desarrollado diferenciando sus células. Ya en este estadio, se distinguen las células de la masa celular interna (MCI) que dan lugar al feto, de las células del trofectodermo (TF) que dan lugar a la placenta.

 

Transferencia en blastocisto en día 5 o 6 vs en día 3

Aunque ya se podría realizar la transferencia en el día 3, en Tambre preferimos esperar, ya que la mayoría de embriones humanos frenan su desarrollo en este tercer día y, aunque una gran proporción son morfológicamente normales, cromosómicamente no lo son.

Por lo tanto, realizamos la transferencia en día 5 o 6 o en estado de blastocisto garantizando: seleccionar los embriones con mayor potencial y mayor capacidad de implantación, una mejor comunicación endometrio-embrión, escoger sólo embriones con el genoma activado y una menor tasa de aborto involuntario.

Y lo más importante, la transferencia en blastocisto en día 5 o 6 permite disminuir el número de embriones a transferir. Como hemos visto, la transferencia se hace con un único embrión o un máximo de dos para reducir al máximo el riesgo de gestaciones múltiples.

 

¿Cómo es la transferencia en blastocisto en Tambre?

Por ello y como ya hemos señalado, la transferencia en blastocisto se realiza normalmente en el día 5 después de la fertilización.

Nuestros embriólogos y médicos, gracias a su extensa experiencia y con la ayuda de nuestras técnicas, sabrán cuándo es el momento idóneo. Una vez realizada la fecundación, te iremos informando sobre la evolución de tus embriones y en el día 3 se te asignará ya una hora para realizar la transferencia en el día 5.

 

Nuestras tecnologías, nuestro seguro en las transferencias

Hoy en día, en los laboratorios de embriología de Tambre tenemos la suerte de contar con medios de cultivo únicos y de alta calidad y con el sistema de incubación Time-lapse GERI de última generación, el cual recrea unas condiciones muy parecidas al útero materno.

El incubador GERI nos permite que los embriones se desarrollen en un ambiente perfectamente controlado, aumentando las tasas de llegada a blastocisto y ayudando a la selección del mejor embrión para transferir.

Adicionalmente, contamos con el Diagnóstico Genético Preimplantacional (DGP) que nos permite estudiar la genética de los embriones previa a la implantación. Así podemos seleccionar los embriones euploides (aquellos que no cuenten con anomalías cromosómicas).

La transferencia de un embrión con DGP tiene una posibilidad de implantar entre 80% – 90% más que sin DGP. Gracias a estas dos técnicas podemos estudiar la viabilidad y el crecimiento de los embriones para poder apostar por el que más capacidad de implantación tenga.

Si solamente se transfieren embriones cromosómicamente normales, seleccionados mediante un ciclo de FIV-DGP, tienen más posibilidades de implantar y llegar a término, pues se incrementa la probabilidad de concebir un niño sano.

 

Tasas de éxito y embarazo sano tras la transferencia

El uso de estas dos principales tecnologías, nuestro equipo de embriólogos con una larga trayectoria profesional y experiencia en el campo de la reproducción asistida, y la transferencia en blastocisto y de un único embrión avalan nuestras altas cifras de embarazos seguros y bebés sanos.

Actualmente nuestro porcentaje de embriones transferidos se encuentra en un 1,035 y la tasa de gestación múltiple es de un 2,095%.

Como hemos señalado anteriormente, la seguridad de nuestros pacientes durante su embarazo es nuestra prioridad, por ello nuestras tasas de gestación múltiple son muy bajas.

Si te has quedado con dudas, puedes leer nuestro artículo sobre cómo mejorar las tasas de implantación embrionaria.

¿Qué es un embarazo ectópico? Síntomas y causas

¿Sabes cómo se produce un embarazo ectópico? ¿y si tu podrías sufrirlo? Hoy en el blog de Tambre hemos querido tratar junto a nuestra ginecóloga, la Dra. Elena Santiago, todo lo relativo a este tema.

Es de suma importancia que la futura mamá tenga la información necesaria y que sepa que un embarazo ectópico puede ocurrir tras un Tratamiento de Reproducción Asistida (TRA). Desde Tambre, queremos dar las herramientas necesarias para que nuestras pacientes sepan cómo actuar en el caso de sufrirlo.
 

¿Cuándo se produce un embarazo ectópico?

El embarazo ectópico tiene lugar cuando el embrión se implanta fuera del útero. Nuestra especialista nos cuenta que lo más frecuente es que un embarazo ectópico se de en una de las Trompas de Falopio.

También se puede dar el caso, aunque es menos probable, que se aloje en el cuello del útero, en alguno de los ovarios, o incluso en la cavidad abdominal.

 

¿Existen factores de riesgo que predispongan a sufrir un embarazo ectópico?

La respuesta es sí, y los enumeramos a continuación:

  • Defecto congénito en las Trompas de Falopio
  • Cicatrización después de una ruptura de apéndice
  • Endometriosis
  • Haber tenido un embarazo ectópico anteriormente
  • Cicatrización a raíz de infecciones pasadas o cirugía de los órganos femeninos

  

Otras causas que pueden incrementar el riesgo de embarazo ectópico

Adicionalmente existen otros factores que debemos tener en cuenta a la hora de hablar de las posibilidades de sufrir un embarazo ectópico:

  • Edad mayor a 35 años
  • Quedar embarazada teniendo un dispositivo intrauterino (DIU)
  • Haberse realizado ligadura de trompas
  • Haberse sometido a una cirugía para revertir la ligadura de trompas con el fin de quedar embarazada
  • Infecciones de transmisión sexual (ITS)
  • Algunos tratamientos para la esterilidad

 

¿Qué síntomas produce un embarazo ectópico?

Es algo complicado esclarecer unos síntomas determinados de embarazo ectópico, ya que, como señala la Dra. Santiago, los síntomas varían o la mujer puede ser asintomática hasta la rotura.

La mayoría de las pacientes que sufren un embarazo ectópico presentan dolor pélvico, el cual a veces es de tipo cólico. El sangrado vaginal es otro síntoma que debemos tener en cuenta. En definitiva, cualquier sangrado inexplicable durante el embarazo nos debería alertar.

La rotura es el momento crítico, por eso conviene atender a los síntomas antes de que esta se produzca. Podemos la rotura porque puede ser precedida por un dolor intenso y repentino, seguido de síncope (pérdida brusca y temporal de la conciencia) o signos y síntomas de shock hemorrágico o peritonitis.

 

Riesgos de padecer un embarazo ectópico

Experimentar un embarazo ectópico puede provocar la ruptura de la Trompa de Falopio dónde empiece a desarrollarse el embrión o de algún tejido intrabdominal. Esto causará una hemorragia interna importante si no se diagnostica a tiempo.

La Dra. Elena subraya que “todo embarazo ectópico que no se solucione por sí solo (que sea una gestación interrumpida de forma espontánea) habrá que finalizarlo cuanto antes para evitar peores consecuencias”.

Es posible diagnosticar un embarazo ectópico en torno a la semana 4 de embarazo en el caso de que la madre haya notado algún síntoma o exista alguno de los factores de riesgo mencionados anteriormente.

 

Tratamientos de Reproducción Asistida (TRA) y embarazo ectópico

En parte, someterse a un tratamiento de reproducción asistida puede aumentar el riesgo de embarazo ectópico.

La Dra. Santiago nos explica por qué: “Si nos centramos en los embarazos ectópicos provocados por las técnicas de reproducción asistida, concretamente la Fecundación in Vitro, ya sea mediante FIV convencional o mediante ICSI (inyección intracitoplasmática de embriones), cabe destacar que la causa por la que los embriones pueden salir fuera de la cavidad uterina e implantar en otro lugar se debe en parte a la propia técnica de la transferencia de embriones”.

Y añade que: “En este sentido, influyen factores como el volumen de líquido que se transfiere, la localización de la cánula de transferencia en el fondo uterino, la manipulación uterina, la experiencia del especialista, etc,” añade nuestra experta en fertilidad.

 

Detectar un embarazo ectópico…

Debemos recordar que siempre que la madre haya quedado embarazada gracias a una técnica de reproducción asistida tendrá que tener en cuenta esta posibilidad. No obstante, cabe destacar que la probabilidad de sufrir un embarazo ectópico ronda el 1 o 2%.

La mayoría de los embarazos ectópicos se pueden detectar por medio de un examen pélvico, una ecografía y un análisis de sangre; y se pueden tratar incluso con cirugía o medicamentos para que no se tenga que llegar a producir la rotura.

Para finalizar, desde Tambre queremos tranquilizar a las mujeres señalando que siempre que se lleven a cabo las revisiones pertinentes y se sea consciente de los factores de riesgo, los embarazos ectópicos se descubren a tiempo.