Dalila ya ha dado el paso definitivo, ¿y tú?

“Mi proyecto para este año es congelar mis óvulos con Tambre”. Con esta frase es como una de nuestras embajadoras TEMPO, Dalila, abre el vídeo que nos ha hecho llegar para explicar cómo está siendo su experiencia con nosotros. Si hay algo que caracteriza a TEMPO es que entiende que cada mujer cuenta con un motivo diferente para posponer su maternidad. Por lo tanto, cada tratamiento y los tiempos del mismo se personalizan según la situación de cada una de nuestras pacientes.

¿Quién es Dalila y cómo llegó a nosotros?

Dalila tiene 34 años y un potente trabajo de community manager. La primera vez que nos concedió un testimonio nos comentó que se comenzó a plantear la vitrificación de ovocitos porque aún teniendo evidencias de que quería ser madre, sabía que su momento no había llegado todavía. Sin embargo, era consciente del paso del tiempo y de que tenía que buscar una solución. “Teniendo ya 33 años me dije que era el momento de hacerlo. Ahora o nunca,” explica. Así fue como empezó a informarse por internet y a través de sus amigos sobre la preservación de la fertilidad.

Si bien Dalila vive en Suiza, el proyecto TEMPO se ajustaba tanto a sus necesidades que decidió concertar una visita y confiar en la experiencia que tiene Tambre tratando a pacientes internacionales.

“Salí de ahí muy contenta y con la firme idea de lo que iba a hacer y con quien lo iba a hacer,” confiesa Dalila. Guarda el recuerdo de que la primera consulta con su doctora, Esther Marbán, fue como la seda. La comunicación entre ambas fue muy fluida desde el inicio y nuestra especialista en fertilidad calmó sus temores y resolvió sus inquietudes. “Con la info necesaria se toman las buenas decisiones, ” dice.

El equipo Tambre iba a recibir a Dalila en abril, todo estaba preparado para comenzar su primer ciclo de preservación de la fertilidad. No obstante, ocurrió algo que nadie esperábamos.

Llegó el COVID-19 y con ello, un cambio de planes

Lo primero que Dalila sintió cuando tuvo que posponer su tratamiento fue frustración, pues invirtió mucho tiempo en tomar la decisión de vitrificar sus ovocitos y dar el paso final. Poco ayudó también la incertidumbre de no saber cuándo iba a terminar la etapa de confinamiento, y todo esto además, viéndose afectada por la situación suiza y por la española.

Nuestra paciente se siente muy agradecida por cómo los profesionales de la clínica le han dado su apoyo, solventado sus preguntas y reorganizado las fases de su tratamiento.

De igual manera, ha seguido nuestra actividad en redes sociales y otros canales, ha estado en comunicación con el equipo, enterándose así de que retomamos  nuestra actividad el  pasado 11 de mayo y que probablemente en julio ya estemos preparados para recibir a pacientes internacionales como ella.

Dalila ahora enfrenta la situación con determinación y con muchas ganas de empezar. “Hay que empujarlo un par de meses, hay que hacerlo, estamos a nada de poder realizar este proyecto,” dice con positivismo.

Un consejo final…

Para finalizar, Dalila tiene algo que decirles a todas las mujeres que, al igual que ella, se estén planteando postergar su momento de tener un bebé: tener dudas y miedos es normal. Acorde a su experiencia, si la idea no abandona tu cabeza, es vital pedir una cita en la clínica que elijas para hablar con un profesional y ver qué sensaciones te llevas. “Para mi es algo fundamental y creo que es uno de los puntos fuertes de Tambre: el contacto humano,” sostiene.

Si este testimonio te ha animado a querer tener un plan b respecto a tu maternidad, no dudes en contactar con nosotros a  través del siguiente formulario. Estamos aquí para ayudarte. Como siempre decimos, cada mujer debería ser madre a su debido TEMPO.

1 Step 1

¿Deseas recibir información sobre novedades en tratamientos y noticias de Clínica Tambre?

keyboard_arrow_leftPrevious
Nextkeyboard_arrow_right
FormCraft - WordPress form builder

Testimonio de preservación de fertilidad

En nuestra vida diaria estamos tomando decisiones de forma constante: qué estudio, qué como, a dónde voy, con quién comparto mis días…

Dicen que elegir es la facultad que diferencia al ser humano de otros seres vivos que nos rodean, y es lo que nos hace orientar nuestra vida hacia un fin determinado u otro.

Hoy por hoy, y gracias a los avances con los que contamos y que cada vez se desarrollan con más rapidez, podemos elegir casi cualquier cosa. Tanto es así, que hemos llegado a poder elegir cómo y cuándo ser madres en las mejores condiciones reproductivas. Mediante la novedosa técnica de preservación de la fertilidad que se fundamenta en la congelación de óvulos, ahora es posible que la mujer conserve sus ovocitos en un momento determinado manteniéndolos en el mejor de los estados sin dañar su calidad, y pueda así posponer su maternidad a la edad deseada.

La historia de nuestra paciente

Hace escasos tres meses que esta paciente se decidió e hizo su tratamiento de preservación de óvulos en Clínica Tambre tras leer mucho sobre el tema y, a pesar de los nervios y dudas que le invadieron en un principio, no ha vacilado en compartir  su experiencia para animar a otras mujeres a que sigan su ejemplo.

A sus 34 años el primer planteamiento ya estuvo latente, “¿y si congelo mis óvulos y no reduzco en un futuro mis posibilidades de embarazo?» Pero la decisión final tardó cuatro años más en llegar. Su voluntad de no arrepentirse posteriormente y de que sus óvulos no envejecieran más, reduciendo así las oportunidades de ser madre en un futuro, le hicieron plantearse que era el mejor momento para dar el gran paso, ya que a su edad todavía existe una adecuada reserva ovocitaria.

España es uno de los países donde esta técnica se aplica de manera más común, lo que le dio a esta paciente la confianza para continuar investigando, y decidirse finalmente por Clínica Tambre, de la que había recibido muy buenas valoraciones, para hacer su seguimiento, habiendo empezado su tratamiento con uno de nuestros médicos colaboradores en el extranjero.

“Todos me ayudaron mucho y fueron muy profesionales”

Tras comenzar su andadura junto al equipo de médicos, enfermeras y los servicios de atención al paciente, afirma que “todos me ayudaron mucho y fueron muy profesionales” algo a lo que le da un gran valor, ya que nunca son fáciles estas situaciones fuera de tu ciudad. Afirma que siempre se ha sentido muy atendida y respaldada por todo el personal implicado en su proceso.

Ahora, lejos de estar inquieta o agobiada por la maternidad, siente que tiene “un plan B” en España que le permite estar tranquila y hacer su vida normal, sin tener presiones por tener pareja o formar una familia cuanto antes. Sus óvulos sanos estarán preparados para cuando ella decida que es el momento perfecto e iniciar el nuevo proceso, ahora sí, el de convertirse en madre.

¿Cuáles son los cambios emocionales durante los tratamientos de reproducción asistida?

Todos los días solemos experimentar, aunque sea de forma pasajera emociones que no nos gustan como: ansiedad, depresión e ira. “Son las tres caras de la disforia: sentimiento que experimenta el sujeto al encontrarse mal”. Estas tres emociones, cumplen en el ámbito psicológico, la misma función que el dolor a nivel físico, son un mensaje de que algo que nos daña o tiene potencial de producirnos daño está ocurriendo:

  • Laansiedad nos advierte que acecha el peligro. Incita a la planificación y a la búsqueda de vías de escape alternativas y el ensayo de acciones.
  • La depresión marca la pérdida de algo muy querido. La depresión nos insta a renunciar, a “abandonar la carrera”, a desmoronarnos, llorar, y por fin a resignarnos a su ausencia.
  • Elenojo, muy pertinaz, nos advierte que algo malo está obrando contra nosotros. Nos ordena que nos liberemos del objeto, que le devolvamos el golpe. Desde este punto de vista, las emociones por muy desagradables que puedan parecernos cumplen un papel imprescindible en nuestra supervivencia como individuos y como especie. Refiriéndonos en este caso concreto a la ansiedad, podemos decir “que si en algún momento una persona no fuese capaz de emitir respuestas de ansiedad, sería necesario inducírselas”.

La ansiedad, al igual que cualquier otra emoción, es un fenómeno psicológico que se expresa también en forma de síntomas físicos: taquicardia, sudoración, dificultades respiratorias, rubor, etc. Estas respuestas fisiológicas son, en realidad, reacciones inespecíficas de un organismo que ve amenazado su equilibrio interno ante determinados estímulos, tanto situacionales como cognitivos, y suponen un intento de adaptación a las nuevas circunstancias.

Ante una situación percibida por el sujeto como amenazante, el Sistema Neurovegetativo y el sistema Endocrino preparan al organismo para una respuesta de emergencia -de lucha o huida-, bombeando hormonas al torrente sanguíneo, elevando la frecuencia cardiaca y la presión arterial, acelerando la respiración, tensando los músculos y produciendo un rápido suministro de energía que le prepara para actuar. De esta manera, el organismo se prepara para una reacción de lucha o huida a través de una doble vía: una respuesta nerviosa de breve duración y otra endocrina mucho más prolongada.

 

Cualquiera de estas reacciones son normales al enfrentarse, primero a un diagnóstico, y posteriormente a un tratamiento de reproducción asistida.

Por estas razones, es imprescindible la presencia del psicólogo durante estos procedimientos, el apoyo que el profesional otorgará al paciente será necesario para que este tenga los recursos y enfoques precisos para superar cualquier tipo de resultado.

En muchas ocasiones actuará de intermediario entre paciente y médico, para lograr una mejor comunicación en ambos sentidos. Pero además, en muchas ocasiones puede ser ese apoyo emocional tan necesario que a veces no encontramos en nuestro entorno.

La Clínica Tambre , cuenta entre sus servicios un especializado apoyo psicológico con la Dra Silvia Moreno Golmar para estos procesos y muchos otros que conlleva la reproducción asistida.

 

Cómo interpretar el análisis de semen

¿Qué es un seminograma y un espermiograma?

Seminograma y espermiograma son términos sinónimos y describen el estudio en laboratorio de las características del   semen y de los espermatozoides en él contenidos.

A diferencia de la mujer, la participación biológica del varón en la reproducción se limita al aporte de semen. Por ello, un estudio concienzudo de éste nos permite un perfecto resumen de la normalidad de todos los pasos fisiológicos previos que participan en la producción y conservación de los espermatozoides. Además, el factor masculino es muy frecuente, estando presente en dos terceras partes de las parejas con esterilidad, siendo el único factor alterado hallado en la  mitad de estos casos y coexistiendo con algún otro factor femenino en la otra mitad. Por ello el seminograma es una   prueba diagnóstica rutinaria e imprescindible en cualquier estudio de esterilidad incluso cuando la mujer tenga algún   problema conocido que afecte a su fertilidad.

El procedimiento para la prueba es sencillo; el hombre tiene que obtener una muestra de semen por masturbación,  y  recogerla procurando no perder parte de la muestra,  en un recipiente estéril. Es un criterio básico que haya un tiempo previo de 3 a 5 días de   abstinencia sexual, ya que esta característica puede hacer variar considerablemente los resultados. Si la obtención del   semen se realiza en el domicilio la muestra debe mantenerse a temperatura corporal y entregarla en el laboratorio en   menos de 45 minutos desde su obtención.

En pacientes con alteraciones de la eyaculación como en casos de paraplejia se puede recurrir a la   electro estimulación prostática. En casos excepcionales donde por motivos psicológicos o morales no pueda recurrirse   a la masturbación se podrá obtener mediante un coito recogiendo el semen en preservativos especiales ya que los   habituales suelen tener sustancias espermicidas que alterarían los resultados.

¿Cómo se interpretan los resultados?

El análisis básico del eyaculado  se realiza con un examen en fresco, en el que se valora el volumen del eyaculado, la acidez  o pH del  semen, la densidad, el número de espermatozoides móviles, la morfología y el número de leucocitos presentes.

El resultado se traduce en una serie de términos que aunque parecen confusos describen cuatro parámetros básicos  del semen. La Organización Mundial de la Salud, en el año 2010 publicó un manual en el cual indican cuales son los valores normales para todos estos parámetros que son menores que los publicados en la edición anterior.

Aspermia es la ausencia de eyaculación con el orgasmo masculino y no tiene relación con la producción de  espermatozoides. La causa más frecuente es la eyaculación retrógrada en la que debido a malformaciones, lesiones   quirúrgicas, fármacos o complicaciones de algunas enfermedades como la diabetes, el semen aboca a la vejiga   urinaria en lugar de hacerlo al exterior.

 Hipospermia es una cantidad de semen eyaculado menor de 1.5 ml.

 Azoospermia es la ausencia de espermatozoides en el eyaculado. La causa puede ser un fallo en su producción o la   existencia de alguna obstrucción que impida su salida al exterior junto con los fluidos del semen producidos en la   próstata y las vesículas seminales.

 Oligozoospermia es la presencia de menos de un total de 39 millones de espermatozoides en el eyaculado o menos  de 15 millones de espermatozoides por cada mililitro de semen.

 Astenozoospermia es la presencia de menos de un 32 % de los espermatozoides con una buena movilidad.

 Teratozoospermia es la existencia de más de un 4 % de los espermatozoides morfológicamente anómalos.

 Necrozoospermia es el hallazgo de más de más de un 42 % de los espermatozoides muertos

 Leucospermia es el hallazgo de un más de 1 millón de leucocitos o glóbulos blancos por ml, lo que suele indicar una infección genito-urinaria.

 

En la Clínica Tambre, pioneros en el estudio y tratamiento de las alteraciones espermáticas, realizamos además, junto con estas valoraciones, un estudio bioquímico del eyaculado, determinando: ácido cítrico, fosfatasa ácida, fructosa y maltasa. Cada una de estas sustancias está asociada a su producción por un órgano masculino determinado (próstata, vesículas seminales y epidídimo)

La interpretación del seminograma tiene que realizarse en su conjunto, ya que varios parámetros alterados pueden dar una idea de donde puede localizarse la alteración: testículo, vesículas seminales, epidídimo o próstata.

Incluso en el caso de no existir espermatozoides en el eyaculado (azoospermia), con este análisis básico se puede interpretar si la ausencia de espermatozoides es debido a una obstrucción en algún punto del tracto reproductivo o es de tipo genético u hormonal.

 

¿Se puede saber con un análisis de semen si un varón es estéril?

Normalmente el diagnóstico del factor masculino no debe basarse en un único espermiograma ya que la producción de espermatozoides puede alterarse por múltiples factores: infecciones, drogas, calor, tabaco, etc. y puede durar pocas semanas o muchos años. Incluso el recuento puede variar de una semana a otra en un hombre normal. Por tanto, son necesarios al menos dos seminogramas, con separación de entre una semana y tres meses entre ellos, para un diagnóstico fiable.

Además, salvo en casos de azoospermia, un resultado anómalo del seminograma no indica que dicho varón sea estéril y no pueda conseguir un embarazo incluso por medios naturales, pues basta con que un espermatozoide, de los varios millones que suele aportar cada eyaculación, llegue al óvulo y lo fecunde para que se pueda producir el embarazo. Por ello, aunque existan los criterios específicos e internacionales dados por la Organización Mundial de la Salud  comentados previamente, que califican al semen de “anormal” y aproximadamente dan una idea de las posibilidades de conseguir un embarazo, éste no es un criterio exacto; sólo pueden indicar que un hombre, con determinadas características en su semen que permiten calificarlo de patológico, tiene menores posibilidades de conseguir un embarazo en cada relación o ‘puede’ tardar más tiempo en conseguirlo que otro con un semen que cumpla todos los requisitos para calificarlo como ‘normal’. Por ello la utilidad de un espermiograma en un adulto sano antes de buscar un embarazo para valorar su fertilidad es escasa. Sin embargo, es alta cuando buscamos el tratamiento más adecuado en una pareja que ya lleva un tiempo suficiente buscando el embarazo sin conseguirlo. Sobre todo porque aunque haya factores femeninos también implicados, si observamos una semen anómalo o subfértil podemos inferir que esta baja calidad puede influir en no haber conseguido el embarazo deseado.

Para más información: https://clinicatambre.com/diagnostico-genetico/prueba-seminograma

 

 

¿Qué sistemas de seguridad hay en la conservación del embrión?

Dentro de un centro de reproducción asistida, no solamente los pacientes que acuden a conseguir una gestación son objeto del máximo cuidado, sino también los gametos y embriones que se manejan en el laboratorio.

De este modo, los sistemas de seguridad para la conservación de embriones y gametos son clave en la calidad en los procesos de reproducción asistida.

Concretamente, existen dos sistemas de seguridad para garantizar la seguridad de muestras y conservación de ovocitos, semen y embriones, lo que traslada esta seguridad a todo el proceso reproductivo.

Sistema Witness: es un sistema de garantía de máxima seguridad que impide que muestras de distintos pacientes coincidan en el mismo lugar al mismo tiempo, con lo cual es imposible la confusión. Con este sistema se evitan posibles errores de manipulación o identificación de las muestras, utilizando etiquetas y tarjetas identificativas e individualizadas. Estas etiquetas y tarjetas son leídas por el Witness en cada paso de su proceso, confirmando en todo momento la identidad del paciente.

La Clínica Tambre de Madrid ha sido pionera en la instalación de este método de seguridad en sus laboratorios

Control de los niveles de nitrógeno líquido en los recipientes donde se almacenan los ovocitos, el semen y los embriones: Tambre es la primera Unidad de Reproducción española que cuenta con un moderno sistema de control de emergencias conectado a los incubadores y tanques de nitrógeno líquido que contienen los embriones y gametos criopreservados, de forma que cualquier mínima alteración queda registrada en un programa informático conectado a su vez a diversas alarmas.

Y es que, si la seguridad del paciente es un principio fundamental de la asistencia sanitaria y un pilar clave en la calidad asistencial, en el ámbito de la medicina reproductiva es aún más relevante, ya que implica a los pacientes que acuden a un centro con el deseo de un hijo, e involucra a también a los gametos y embriones que se manejan en el laboratorio.

Las clínicas de fertilidad, por lo tanto, deben de implantar procedimientos rigurosos para prevenir cualquier tipo de error que implique a los gametos, los embriones, y los mismos pacientes.

¿Cómo se debería tratar la seguridad del paciente?

  • Centrar la atención en la persona: evaluando la calidad de la atención del paciente a lo largo de todo el proceso asistencial, desde su llegada hasta el momento del alta.
  • Fomentar la cultura de seguridad del paciente: reducción de riesgos en los procesos clínicos y asistenciales.

Para seguir avanzando en un ambiente de trabajo seguro y saludable se ha creado un Comité de seguridad y salud en Tambre a pesar de que no lo exija la Ley. Este comité se reúne con una periodicidad mínima semestral y está formado por los mandos intermedios de cada departamento y el responsable de Recursos humanos, así como por cualquier trabajador que quiera asistir de manera voluntaria. A través de este comité, los trabajadores pueden comunicar cualquier irregularidad que detecten, y cualquier sugerencia que pueda mejorar la seguridad del paciente.

Otra de los instrumentos de las que dispone la Clínica Tambre para mejorar la seguridad del paciente es un Comité de Ética Asistencial, acreditado por la Comunidad de Madrid, desde el que se protegen los derechos de los pacientes y se vela por su seguridad. Este Comité es el único que existe en un centro de reproducción asistida privado en España.

 

¿Qué es el turismo reproductivo?

El turismo reproductivo se define como el desplazamiento de las personas a un país diferente al suyo para recibir un tratamiento de reproducción asistida que, por distintos motivos no puede realizarse en su país de residencia. En cualquier caso, el término de “turismo reproductivo” no es el más apropiado, ya que los pacientes que acuden a nuestro país tienen como principal objetivo el conseguir una gestación, para lo cual tienen que someterse a un tratamiento médico. Por ello, en algunos foros se habla de “reproducción transnacional”.

El principal motivo para realizarse un tratamiento de reproducción asistida en otro país es el legal.

En muchos países no está permitida, por ejemplo, la donación de gametos, y los pacientes vienen a España donde este tratamiento se realiza con las máximas garantías de éxito. En otros casos, la donación no está prohibida pero no existe anonimato en los donantes, o no se permite en parejas de mujeres o mujeres sin pareja masculina.

Sin embargo, en ocasiones, existen otras razones para viajar a España y llevar a cabo un tratamiento de reproducción asistida, como puede ser la alta calidad de las clínicas de reproducción en España, y los excelentes resultados de gestación que se obtienen en estos tratamientos.  La Ley de Reproducción Asistida en España protege los intereses de los pacientes y del futuro niño, y permite que cualquier ciudadano pueda realizarse un tratamiento de reproducción asistida con los mismos derechos y obligaciones que un ciudadano español.

En la Clínica Tambre, donde acuden pacientes de distintos países, no solo europeos sino del resto del mundo, la atención, además de ser la misma que la que se ofrece a los pacientes nacionales, nos obliga a contar con personal poliglota y un conocimiento de las leyes extranjeras cada vez más profundo.

Este tipo de turismo sanitario está aumentando cada vez más entre personas con problemas de fertilidad, cualquiera que sea su origen. Si a la alta calidad asistencial de nuestras unidades de reproducción, añadimos poder combinar el tratamiento con unas vacaciones para descansar y visitar nuevas ciudades, podemos entender que España sea uno de los destinos preferidos por los pacientes.

Para más información, vea la noticia completa aquí.